Orígenes

Al triunfo de la Revolución la formación de médicos solo se desarrollaba en la capital del país. A partir del 10 de febrero de 1962 se inicia la docencia médica en nuestra provincia con algunos profesores de la capital y jóvenes médicos de nuestro territorio, quienes asumieron la docencia de las Ciencias Básicas en la Universidad de Oriente con un claustro profesoral de 8 miembros para 35 estudiantes.

El 17 de febrero de 1964 día en que comienza el tercer curso de medicina, se traslada esta formación al nuevo edificio situado en Avenida de las América y calle E del Reparto Sueño de esta ciudad, una obra arquitectónica única en el país, quedando oficialmente inaugurado como Escuela de Medicina el 29 de octubre de 1964.

En este año también se inicia la formación de médicos en el ciclo clínico, poniendo en práctica el plan Santiago, teniendo como fundamental escenario Docente el Hospital Saturnino Lora. Entre los años 1965 y 1966 para dar continuidad a esta formación, se inicia la docencia en los hospitales Materno Norte, Pediátrico Norte y el Hospital Militar Juan Castillo Duany, a los cuales se le sucedieron posteriormente otras instalaciones hospitalarias.

El 24 de Septiembre de 1967, a ocho años de haber triunfado la Revolución, se producía la primera graduación de los 35 médicos totalmente formados en Santiago de Cuba, produciéndose incrementos en las graduaciones a partir de ese momento y en la actualidad esta cifra asciende a los 9024. En el 1976 la carrera de medicina excedió los límites de la formación de médicos desde la provincia de Guantánamo hasta Ciego de Ávila, extendiéndose al terreno internacional con la formación de sus primeros 14 estudiantes extranjeros y hasta la fecha ya hemos graduado disímiles profesionales procedentes de 59 países.

A partir de este año se observa un proceso de perfeccionamiento de la Educación Superior que abarcó a los centros de Educación Médica, y se puso en vigor un plan de estudio en la Carrera de Medicina llamado “Plan A” con una duración de 6 años, por lo que en el 1979 se construyeron numerosas instalaciones tales como el bloque de servicio y los módulos docentes de los Hospitales Ambrosio Grillo y Saturnino Lora, para poder ampliar la matrícula de estudiantes de medicina y cumplir con las exigencias que nos demandaba el momento histórico y el desarrollo del país.

Posteriormente, con el perfeccionamiento de la atención médica que tenía como objetivo la atención integral del individuo en su contexto social y familiar, se crea, a instancias de nuestro máximo líder Fidel Castro Ruz, la Medicina General Integral, constituyéndose en el curso 1982-1983 el Destacamento de Ciencias Médicas “Carlos J. Finlay” sobre la base de la selección de los mejores estudiantes de la enseñanza precedente.

Esta nueva concepción en el perfil de salida del egresado provocó cambios en el currículum de la carrera y la elaboración de un nuevo plan de estudio llamado plan B, el cual se puso en vigencia en el curso 1985 -1986 y cambiaba el perfil de salida del egresado como un Médico General Básico.
Esta década del 80 fue una etapa de ampliación de la docencia con el internado rural iniciado en el curso 1982-1983 con 36 internos en los 13 hospitales rurales ubicados en zonas montañosas y de difícil acceso.

En la década de los 90 del pasado siglo se continuó el proceso de perfeccionamiento del proceso enseñanza aprendizaje en nuestros centros, se fortaleció e incrementó la educación en el trabajo en los servicios de salud, vinculándolo más a la atención primaria de salud y se impulsó el desarrollo de métodos activos, problémicos en la casi totalidad de las asignaturas; se perfeccionaron los programas de las asignaturas y estancias, así como el del internado rotatorio; se fortaleció el sistema de evaluación del aprendizaje, estableciéndose progresivamente la realización de evaluaciones externas y además se establecieron los exámenes estatales de fin de carrera, a fin de verificar el estado de desarrollo de las competencias profesionales de los educandos antes de graduarse y comenzar a laborar en el Sistema Nacional de Salud.

Fue un período intenso de trabajo en el perfeccionamiento curricular del sistema de las especialidades médicas, actualizándose los diferentes planes y programas de estudio y surgieron nuevas especialidades médicas, muchas de ellas contempladas esencialmente como una segunda especialidad a partir del especialista en Medicina General Integral. Se iniciaron las maestrías en la educación médica superior, pudiendo significar entre ellas las de salud pública, educación médica, psicología de la salud, promoción y educación para la salud y economía de la salud, entre otras.

En 1998 se inició el Programa Integral de Salud como cooperación médica a los pueblos centroamericanos y caribeños por los desastres ocasionados en dichos países por los huracanes George y Mitch. Por iguales razones en 1998 se creó en La Habana la Escuela Latinoamericana de Medicina y al año siguiente la de Santiago de Cuba para estudiantes francófonos, con el objetivo de contribuir a la formación de médicos, fundamentalmente de los países en vías de desarrollo.

Ya en el presente siglo se ha continuado el fortalecimiento de la educación médica, desarrollando en el 2001 la descentralización de la formación clínica hacia los municipios del país. Con el fin de incrementar la calidad de la formación profesional de pregrado y postgrado en la estrategia de atención primaria de salud, en el año 2004 se crea el policlínico universitario y en el 2009, por ley del país, los institutos superiores y las facultades independientes de ciencias médicas se reorganizaron como Universidades de Ciencias Médicas del país.

Durante toda esta etapa el postgrado y la investigación han mantenido un desarrollo vertiginoso, desarrollando proyectos de investigación asociados a las principales líneas de investigación y de desarrollo del territorio.